lunes, 2 de marzo de 2015

VIVE LA AVENTURA DE TUS SUEÑOS

LA MARAVILLOSA GRAN SABANA

  La Gran Sabana es un amplio territorio situado al sureste de Venezuela, en el macizo de las Guayanas o Macizo Guayanés, igualmente al sureste del Estado Bolívar y se extiende hasta la frontera con Brasil y Guyana. La Gran Sabana cuenta con 10.820 kilómetros cuadrados de extensión, y forma parte de uno de los Parques Nacionales más espaciosos de Venezuela, llamado Parque Nacional Canaima. La temperatura promedio se fluctúa entre los 20 a 32 grados centígrados, pero de noche puede bajar hasta los trece, y en algunos de los sitios más elevados, dependiendo del clima, puede descender un poco más, hasta llegar, en la cima del Roraima y en época de invierno (meses de julio a noviembre) a ocho u siete grados centígrados. Turistas y montañistas han reportado que a veces ha bajado hasta los 4 grados.
  La Gran Sabana ofrece al visitante paisajes únicos en todo el mundo, cuenta con ríos, cascadas y quebradas, valles profundos y extensos, selvas impenetrables, y sabanas que alojan una gran cantidad y variedad de especies vegetales, una fauna diversa, y las mesetas de arenisca mejor conocidas como tepuyes, las cuales datan de 1.800 millones de años, de la época del Jurásico.

EL SUPERCONTINENTE GONDWANA

 Y LOS TEPUYES

  
  Gondwana es el nombre que se le da a un antiguo bloque continental que se  desprendió de la porción meridional de Pangea, cuando el mar de Tetis se extendió hacia el oeste. De Gondwana surgieron Suramérica, África, Australia, el Indostán, la isla de Madagascar y la Antártida. Se cree que todo sucedió a lo largo de Cretáceo.
  Los tepuyes y todo el Macizo Guayanés son parte de su historia, aunque, por ahora, sólo nos referiremos a dos ellos.
 Hace tres o cuatro millones de años atrás los tepuyes Roraima y Kukenán eran muy parecidos a los que observamos hoy en día. Esos, como todos los demás, se formaron gracias al remanente de un gigantesco depósito de rocas sedimentarias, el cual se fue erosionando a través de los siglos hasta tomar la forma de mesetas -tepuyes, en pemón o en lengua taurepán-  actuales que, sin lugar a dudas, dentro de millones de años, serán totalmente diferentes a las que nuestros ojos conocen y admiran hoy en día.
El Escudo Guayanés, al que pertenece toda la Gran Sabana y los tepuyes, está formado por rocas de tipo ígneo/metamórficas, sobretodo granito y gneises que datan más de 3.600 millones de años de antigüedad. El Macizo o escudo Guayanés es una de las formaciones más antiguas de la corteza terrestre y perteneció a la sección occidental del antiguo supercontinente Gondwana, el cual se fragmentó hace unos 150 millones de años (Jurásico), dando lugar al Océano Atlántico y a los actuales continentes de Suramérica y África.

El poblado de Santa Elena de Uairén, en el municipio la Gran Sabana, a menos de setenta kilómetros en línea recta del monte Roraima, encajaba perfectamente, como si se tratase de una pieza de rompecabezas, en tierras de la hoy Duala, la mayor ciudad de Camerún,  en África.  Duala está situada a orillas del golfo de Guinea, en el océano de Atlántico, justo en la desembocadura del río Wuri (o Wouri) que bien podrían se parte del río Kukenán, el cual se dividió al fracturarse el supercontinente Gondwana.

  Hace aproximadamente unos 1.800 millones de años (Precámbrico) y durante e ininterrumpidamente 200 o 400 millones de años fueron depositándose sobre ese macizo de sustrato ígneo/metamórfico miles de millones de capas de rocas areniscas de varios kilómetros de espesor provenientes de la sección nororiental del Gondwana, dando lugar a lo que hoy se conoce como la Formación Roraima. Científicamente se ha demostrado que la arena depositada en el Roraima data de 1.800 millones de años atrás.
  Algunos estudiosos afirman que la vida en la Tierra pudo originarse en el supercontinente Gondwana. Muchos indicios así lo señalan, aunque haya escepticismo al respecto.
 Todo el Macizo Guayanés y, por supuesto el Roraima, antes de separase del supercontinente encajaba, tal como señalamos arriba, perfectamente, como una pieza de rompecabezas, en la parte de África donde hoy están Costa de Marfil, Ghana, Togo, Nigeria, Camerún, Guinea, Gabón, Congo y Luanda, por lo que algunas especias que se creían endémicas del Roraima también pueden encontrase en algunos sitios remotos de esos países.

Extinción masiva

  Intensidad aparente en la extinción de géneros marinos (no especies). No representa el total de la biodiversidad, sino su disminución en cada momento geológico.
 Una extinción masiva (también llamado evento a nivel de extinción o Extinction-Level Event , ELE por sus siglas en inglés) es un período en el cual desaparece un número muy grande de especies. En períodos normales, en cambio, se estima que las especies desaparecen a un ritmo de entre dos y cinco familias biológicas de invertebrados marinos, así como de vertebrados, cada millón de años. Desde que la vida empezó en la Tierra se han detectado cinco sucesos de extinción graves en el eón Fanerozoico. 

Perspectiva

  Muchos biólogos piensan que estamos a las puertas de la extinción masiva del Holoceno,  etapa en la que estamos hoy en día, la cual será causada por el ser humano. Edward Osborne Wilson, en su libro The Future of Life, estima que con el actual ritmo de destrucción humana de la biosfera, la mitad de las formas de vida se extinguirán en 100 años. Otros científicos consideran que estas estimaciones son exageradas.


Tomado de wikipedia. Si quieres saber más, dale un click al siguiente enlace http://es.wikipedia.org/wiki/Extinci%C3%B3n_masiva


Todos los detalles
 de la EXPEDICIÓN GONDWANA
en http://gransabanayroraima.blogspot.com/p/expedicion-gondwana-2014.html
o dale un  click a la pestaña (EXPEDICIÓN GONDWANA 2014) de arriba

¡Publicaremos más de 300 fotos!

En la foto falta Alexander García, nuestro porteador, el hombre detrás de la cámara,  gracias a quién se pudo congelar esta imagen.

LOS AMMONITES
  Si va al Roraima, no se asombre si en su cima o entre algunas rocas o en fragmentos de ellas encuentre algún fósil de ammonites (Los ammonoideos (Ammonoidea), conocidos comúnmente como ammonites, son una subclase de moluscos cefalópodos extintos que existieron en los mares desde el Devónico (hace unos 400 millones de años) hasta finales del Cretáceo (hace 65,5 millones de años). 
 En un principio todo era agua y el Roraima así como todos los tepuyes y la corteza terrestre estaban sumergidas en los oscuros y profundos océanos.


 Ammonites.

UNO DE LOS MÁS GRANDES DEL MUNDO
 El Parque Nacional Canaima ocupa una extensión de unos tres millones de hectáreas (unos 30.000 km cuadrados), lo que lo sitúa entre los seis Parques Nacionales más grandes del mundo. Su superficie original era de un millón de hectáreas, pero no incluía el territorio de la Gran Sabana. En su conjunto, El Parque fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994.



Miles de turistas, senderistas (trekking) y científicos venidos de todas partes  del mundo visitan el Parque Nacional Canaima todos los años. Allí pueden gozar de la variedad de maravillas naturales presentes en el parque y se deleitan tanto por la belleza de sus sitios de interés (su relieve único, los paisajes perfilados de los tepuyes, las cataratas, saltos y quebradas), como por su diversidad de especies de una única y maravillosa fauna y flora. Éstas últimas atraen a muchos estudiosos y científicos de todo el mundo. Sólo en la Gran Sabana se encuentra el 40% de las especies de Venezuela, y el 23% en cuanto a reptiles y anfibios con gran número de especies endémicas.


Diego Fortunato, novelista, pintor, poeta y organizador de la Expedición Gondwana, camino al Roraima, donde se desarrolla el final de su novela La ventana de agua, último libro de la Trilogía El Papiro. (Por si acaso, para el que crea que no puede subir al Roraima, cuando se tomó esta foto, en enero de 2014, estaba a dos meses y algo más por cumplir 71 años... ¡Sí se puede!).
Uei-Assipü tepuy o Roraiminha, 2.500 m. (Parque Nacional Canaima de Brasil). El que se ve abajo es el río Cotinga. Atrás, el señorial y majestuoso Roraima tepuy.


ITINERARIO
(A grosso modo)

EXCURSIÓN DE 7 DÍAS
(Tres para subir, dos arriba y otros dos para bajar).

SE INCLUYE
º Alojamiento y pernocta en la Posada Arapena
en caso de ser estrictamente necesario. 
º Traslado desde San Francisco hasta Paraitepuy en rústico 4x4.
º Todas las comidas (desayunos, almuerzos y cenas)
 durante los siete días que dura el trekking (Ascenso,
 estadía en la cima del Roraima y descenso). 
º Pago de guía, porteador/cocinero y carpas colectivas
 para cuatro personas (opcional y costo aparte). 
Usted puede llevar su propia carpa.
º Botiquín de primeros auxilios.
º La edad para participar en el trekking (senderismo)
es de 14 años en adelante.


NO INCLUYE 
º Costo del transporte Caracas-Puerto Ordaz-Santa Elena de Uairén
 y comidas durante el trayecto. El viaje tiene una duración
 de 22 a 23 horas en autobús. La salida será por el Terminal de Oriente
 (José Antonio Páez, vía hacia Guarenas) y hay que comprar
 los pasajes temprano, en la mañana preferiblemente,
porque no hacen reservaciones.
 El buscama regularmente sale a las 3 (tres) de la tarde.
 º Estadía en San Francisco de Yuruaní (Kumarakapay)
 o Paraitepuy, durante más tiempo del establecido en la excursión. 
     º Bebidas alcohólicas.
  º Cualquier otra estadía en la Posada Arapena.
(La Posada cuesta BsF. 310 al día con
 desayuno y/o almuerzo o cena incluido).
º Sacos de dormir o aislantes térmicos.
º Comidas especiales o vegetarianas.
º Traslados no contemplados en el plan de la excursión.
º Sacos de dormir, carpas de montaña individuales y mantas térmicas.
º DVD con fotos y vídeos de la excursión
tiene costo adicional
si usted lo contrata con anterioridad.
º Demás indicaciones se publicarán oportunamente.
º Cualquier pregunta o inquietud será respondida a través
del correo electrónico
diegofortunato2002@gmail.com

¡AL RORAIMA!
pero primero...
INDUMENTARIA NECESARIA
Un par de buenos zapatos deportivos o botas talle corto. Ponerse doble par de medias para evitar deslizamientos del pie en el interior del zapato. Córtese las uñas de los pies. No dejarlas ni muy largas ni muy cortas. Cholas o sandalias livianas (mujeres u hombres) para el descanso de los pies en el campamento después de las caminatas. Seis pares de medias deportivas. Si es con talón mejor. Son anti resbalantes para el paso de ríos, como el Tök y el Kukenán. (Sólo en invierno –agosto/diciembre- están un poco crecidos).

Lleve protector solar para cuerpo y labios, lentes de sol (protección UV), una gorra o sombrero cómodo con protección de cuello (UV). Una buena linterna. Si es pequeña y liviana, mejor. Cantimplora no muy pesada. Si se le acaba el agua hay muchas quebradas para recargarla.
 Un juego de pilas para la linterna por se le acaba o mojan. Un cuchillo y demás enseres para comer. Si lo desea también repelente Off y tome vitamina B6 o complejo B quince días antes de iniciar la excursión, pero, por experiencia propia, les diré que no les servirá de mucho. Sólo para aumentar el peso de su morral. No olvide su media panela de jabón azul, es biodegradable y no daña el ambiente. Se recomienda, aunque no es estrictamente necesario, ponerse la vacuna de la fiebre amarilla.
Por ahora no hay brote,
 pero estamos en Venezuela y no se sabe nada sobre estadísticas (En cualquier centro del
Ministerio de Salud la ponen
 sin costo alguno, y  lo mejor... ¡no duele!).

Camisa de manga larga (Ahuyentan los puri-puri) y ropa deportiva ligera, preferiblemente, de secado rápido. Short y pantalón largo liviano (tipo militar o cualquier otro que sea cómodo). Suéteres de lana manga larga para la estadía en la cima del Roraima, guantes de invierno (lana o piel), una buena chaqueta para el frío,  bufanda de lana y lo demás que crea necesario, dependiendo de su adaptación al frío. Saco de dormir (sleeping bag) y manta térmica. ¡Olvídese de la almohada! Si se moja tendrá que botarla. El peso y el mal olor será imposible de resistir. De noche la temperatura puede bajar, sin protesto ni aviso, hasta los 4º centígrados en las madrugadas.

Con dos mudas de ropa es suficiente. No están en ningún desfile de moda. Si quieren llevar más no sobrepasarse de tres. ¡No olvide el papel higiénico y las toallas sanitarias/modess (si es mujer)!

Es preferible que por ropa interior utilicen trajes de baño, que son de secado fácil, por si se mojan en los pasos de ríos o si llueve. Un impermeable liviano. Los hay cómodos, de muy poco de peso, baratos y desechables.

Si no tiene morral impermeable, utilice el protector impermeable de morral. En su defecto, toda su ropa, así como las medias, cámaras, filmadoras, binoculares, brújula y demás enseres que lleve, empáquenlas en bolsas plásticas resistentes, así no se mojarán ni dañarán. Lleve platos desechables o uno de acero, así como un juego de cubiertos. Si sube con los desechables, recuerde que nos podrá dejarlos botados en la montaña. 
¡Tendrá que bajarlos y botarlos en los cestos de basura
que hay en Kumarakapay!

 A fin de que la ruta no se le haga pesada, el morral debe ser cómodo y, lo más importante, debe estar acostumbrado a su cuerpo. De 35 a 65 litros es suficiente (No más pesado de 12 kilos, además el autobús donde nos iremos sólo permite 30 kilos por pasajero). Si está habituado a las excursiones, muy bien puede llevar uno de 95 litros, aunque el peso le restará fuerza en la caminata.

El que utiliza algún medicamento que se lleve la provisión necesaria para los siete días de excursión. La botica más cercana está a cuatro días de camino. Y el que sufra alguna enfermedad o padezca de algún impedimento para una  larga caminata que lo diga a tiempo, porque, sencillamente, se quedará en Paraitepuy.

 Llevar chocolate negro o súper negro en barras y/o barras energéticas, caramelos, granola o lo que prefiera para recuperar energía. Es muy útil. Muchas personas llegan a consumir hasta 4.000 calorías diarias durante toda la excursión. En fin, lleve todos los implementos necesarios para un trekking que, por motivo de espacio, no estén enumerado aquí. Pero, por favor, no sobrecargue el morral para evitar esfuerzos innecesarios.

Las carpas, normalmente son colectivas (grupales), pero si quiere llevar su carpa individual tendrá que llevarla ustedes mismo. Si le parece muy pesada, deberá pagar los servicios de un porteador. Los gastos correrán por su cuenta.

ADVERTENCIA: Borre de su diccionario mental la palabra miedo. Personas de 80 años y más han subido y bajado sin ningún problema al Roraima. Hay que mentalizarse de que desea lograr con éxito su meta. Ser positivo y optimista y, sobre todo, asumir con alegría el reto. Sin embargo, es necesario advertir que personas no acostumbradas al excursionismo eventualmente podrían, una vez en la cima, sufrir estrés de inmensidad y presentar signos de intranquilidad, impaciencia y hasta miedo. Por tal motivo, mentalicen que la aventura al Roraima tiene sus partes fáciles y otras un poco difíciles, pero no imposibles. Recuerda que ese mundo está casi intacto desde hace más de 3.600 millones de años, o sea que data del Precámbrico Arcaico. Desde su cumbre, si el tiempo lo permite, podrán ver la inmensidad de la Gran Sabana, el lugar donde Dios hace la siesta todas las tardes (extracto del poema Estaba recostado sobre un deseo, de Diego Fortunato). ¡Quieren más dicha y logro que ése!

No se debe olvidar del...

PESO DEL MORRAL
  El peso del morral, preferiblemente usado y adaptado a su cuerpo y no nuevo, no debe exceder de los 12 Kg. si usted no está acostumbrado al trekking y a cargar  peso en su espalda. Las normas internacionales y médicas recomiendan que para largas caminatas el peso de la mochila no debe ser superior al 10% de su peso corporal. O sea, que si usted pesa 70 kilogramos, en su espalda deberá llevar en el morral  7 Kg. ¡Usted decide!



Debes leer estás indicaciones...


¡ATENCIÓN!...¡IMPORTANTE!
 Es totalmente necesario y humano advertir a los excursionistas de no forzar su marcha y evitar que sus piernas se hinchen. Descansen. Es importante que sus músculos se enfríen. No ocurrirá nada. La escalada al Roraima no es una competencia de velocidad ni de resistencia, sino un paseo de admiración, contemplación y de comunión y armonía con una naturaleza milenaria. Les digo esto porque si se exceden en su ejercicio, en su caminata, y agotan sus fuerzas y reservas, al sobrepasarse corren el peligro de afectarse o contraer mioglobinuria, una enfermedad que destruye las fibras musculares, lo cual puede causar la muerte por paro renal. O sea que, de un momento a otro, sus riñones dejan de funcionar y… ¡chao! La mioglobinuria es una alteración provocada, entre otras causas, por el ejercicio físico intenso, el cual conlleva a la degradación de los músculos (rabdomiolisis), que a su vez liberan proteínas musculares (como creatinoquinasa y mioglobina) en la sangre. Una de las causas más frecuentes de mioglobinuria es la rabdomiolisis por destrucción de las fibras musculares. Puede ser fácilmente detectada porque la presencia de mioglobina en la orina le confiere un color óxido. ¡IMPORTANTE! La prevención es descansar y tomar mucha agua. Muchos reclutas y soldados han muerto por esa causa en todo el mundo al toparse en su batallón con un teniente o capitán sádico que, por ignorancia, los somete a ejercicios físicos extremos, sea por entrenamiento o castigo. El consejo es gratis… ¡De nada!


COMIENZO DE LA CAMINATA

La ruta hacia el Roraima vista desde el Campamento Base. Es la última etapa y, si se quiere, la más ruda debido a su alto nivel de dificultad.


Día 1

Nivel de Dificultad: Medio - Alto

A las ocho de la mañana, a más tardar, subida en rústico 4x4 al Paraitepuy de Roraima, el punto más cercano a la meseta montañosa (22 km.).y último lugar accesible en vehículos. Registro en el libro de control de INPARQUES. La hora máxima de comenzar la subida no debe ni puede excederse de las 12 m. La caminata del primer día (unos 12 o 13.5 km., dependiendo de dónde se acampará) será de cuatro horas y transcurre entre sabanas abiertas y ralas con algunos bosques de galería. Podrá recargar su cantimplora en los riachuelos que se conseguirá en la vía. En la tarde acampar o en el río Tük o cerca del río en el Kukenán, dependiendo del avance y rendimiento del grupo. (No camine en la noche, ni intente cruzar los ríos solo si están algo crecidos).

Distancia total recorrida: 12 Km. si se acampa en el río Ték y 13.5 Km. si hay fuerzas para seguir hasta el Campamento Kukenán (1050 msnm.), situado en las cercanías del río del mismo nombre.

Tiempo del recorrido: 5 a 6 hrs. Aprox.

Nuestro guía Tony Rodríguez, gran conocedor del Roraima y sus secretos.
Además de guía también es abogado y licenciado en Turismo.

Un alto en el camino. Hay que entrar en comunión con la naturaleza y absorber parte de su silenciosa sabiduría. Ella encierra todos los secretos del universo.
La fuerza ancestral de los porteadores pemones sobrepasa
 cualquier prueba física.

Día 2

Nivel de Dificultad: Medio - Alto

Caminata al Campamento Base (9 km., aproximadamente). Podrá ver los hermosos paisajes del piedemonte tepuyano y “cazar” con su cámara o video toda la belleza de su flora y fauna. Se atravesarán farallones y restos meteorizados de más de 200 millones de años. Ya cerca del Campamento Base podrá ver las primeras plantas carnívoras (insectívoras), como la Drosseras roraimae. Durante la caminata pasará por el llamado Campamento Militar, una explanada “limpia”, utilizada para acampar.

Distancia total recorrida: 9 Km.

Tiempo del recorrido: 5 hrs.


Tal como recomiendan sabiamente los pemones, voy despacio, pero seguro subiendo hacia el Campamento Base. No hacen falta piernas, sino decisión.

Los majestuosos Kukenán y Roraima se nos abrieron a nuestro paso. Fue una invitación celestial, ya que días precedentes estuvieron ocultos tras nubes y "empañados" por continuos chubascos.

El Roraima es la meta y la seguiré... ¿Quién dijo miedo?... Es sólo una montaña, un tepuy embriagado por el alma de Dios... ¡Voy a embriagarme en su espíritu divino!... ¿Es malo?

Una buena cepillada de dientes en las gélidas aguas del río Ték fortalecen las encías. Aquí estoy regresando después de completar esa misión. Un buen baño me lo daré en las "castradoras" aguas (te dejan sin testículos mientras estás sumergido) del río Kukenán.

Abajo el Kukenán. Después de sortearlo, el clima, la vegetación y el paisaje cambian. Vamos ruta al Campamento Base, en las faldas del tepuy, donde al día siguiente se partirá por La rampa hacia la cima del Roraima.
 Pa'acá es que vamos.




La Drossera roraimae es una pequeña planta carnívora (insectívora) endémica del Roraima. de un intenso e inconfundible color  rojo púrpura, crece en lugares húmedos y al amparo de alguna concavidad en las rocas. Su flor posee pequeños tentáculos pegajosos con los cuales atrapa a su presa, normalmente pequeños insectos.


Aquí una pequeña colonia de Drosseras roraimae. La foto es defectuosa porque fue captada con mi celular, ya que el intenso frío del Roraima absorbió y anuló las pilas de mí cámara fotográfica. Se recomienda llevar cámaras profesiones y pilas de repuesto, de otra forma se quedarán sin fotos. Otra alternativa es usar las "viejas" cámaras de rollos y no las digitales.

Día 3

Nivel de Dificultad: Alta intensidad

 Este día se caminará unas tres horas (4,5 km., aproximadamente) y se remontará la llamada Rampa, una hendidura natural, que no es más fuerte o accidentada que la llamada Subida del Diablo (Sabas Nieves, cerro El Ávila, Caracas), con el aliciente y emoción de saber que estás ascendiendo hacia el Mundo Perdido de Sir Connan Doyle y hacia 1.800 millones de historia inconmovida y sorpresas ecológicas y paisajes inolvidables. El ascenso se hará sobre rocas (detritos) bastante meteorizados y resbaladizos. Hay que tener precaución aunque no reviste peligro alguno, pero antes de llegar a la cima está el Paso de Lágrimas, una ladera muy inclinada y llena de gravas y rocas sueltas bastante peligrosa. En esta parte del terreno el descenso (al regreso) debe hacerse con sumo cuidado para evitar accidentes al resbalar.

Distancia total recorrida: 5 Km. Alto nivel de intensidad.

Tiempo del recorrido: 3 hrs. 

6 a.m. Campamento Base. A lavarse la cara y cepillarse los dientes con agua de 2.5'Cº y comenzar la ruda subida a la cima del Roraima.


Comienza la subida por La rampa.  Al principio es bastante fácil. El puntico azul y el pequeño claro que se ve al fondo, sobre mi cabeza, es el Campamento Base, el cual dejamos atrás a eso de las ocho de la mañana.



En el primer abismo de La rampa. La vista es maravillosa. A mi derecha
 el Kukenán, donde comienza mi novela La estrella perdida, segundo libro de la Trilogía El Papiro.

Ya en la cima. Imperturbable, la gran tortuga de arenisca, granito y sedimentos volcánicos de hace 3.600 millones de años de antigüedad, parece indicar el camino a seguir para evitar tropiezos y llegar feliz a la meta. 

Diego Fortunato, organizador de la Expedición Gondwana, en El carro Maverick (Maverick Rock), a 2780 msnm, el punto más alto del Roraima. La foto corresponde al 10 de enero de 2014.
(Detalles: Ver EXPEDICIÓN GONDWANA.
Dale un clic sobre su pestaña en este mismo blog).
En el Valle de los Cristales nuestro guía Tony Rodríguez
 tomó en sus manos dos piedras incrustadas
 de hermosos y relucientes cuarzos  y  
devotamente elevó una oración
 al Altísimo.
En El abismo. ¡Qué alegre paz!... La grandeza y presencia de Dios penetra por cada uno de los poros. El día estaba nublado, pero la hermosura del momento es inolvidable y único.
En el Campamento Ték (Tök). A mis espaldas el misterioso Kukenán o Matawi tepuy, llamado por lo pemones el tepuy de los muertos o tepuy de los suicidios, donde transcurre buena parte del argumento de mi novela La estrella perdida, segundo libro de la Trilogía El Papiro.



Hacia Los Jacuzzis, donde me bañé en sus gélidas aguas de 1.5º C. Revitalizante y excelente prueba para el corazón, así como la subida del Campamento Base a la cima del Roraima, caminata que equivale a unas 500 Pruebas Cardiovasculares de Esfuerzo. 


       Aquí sólo se percibe el suspiro de Dios y el ruido del alma. Todo es paz y silencio celestial. Es la pequeña laguna que está cerca del hotel El Indio, donde estábamos acampados, y de donde sacábamos el agua para cocinar y beber. La foto fue tomada de tarde. Íbamos de regreso a nuestros aposentos mientras la tarde descorría lentamente su manto y la neblina, escurridiza y misteriosa, se aprestaba a acariciar sus aguas de vida. Todo en perfecta armonía divina.


Día 4 y 5

   Al fin está en la cima, un mundo maravilloso y único se abre ante sus ojos e imaginación. No dejará de asombrase y tomar fotos. Hay muchos puntos de interés. Los principales, según los gustos, son: EL CARRO (MAVERICK): Formación de rocas precámbricas que semeja la silueta de un automóvil Maverick de los años ‘60, ya de museo del transporte. Como esas hay muchas más: una parecida a un dinosaurio, otra a una gran tortuga, una más a grandes centinelas de las montañas y mucha otras. LA VENTANA: Un mirador hacia el infinito de la Gran Sabana. LOS HOTELES: Especie de cavernas de las cumbres tepuyanas formadas por enormes repisas de rocas (arenisca), utilizadas por los excursionistas como lugar de acampadas y para protegerse de la furia de los elementos. CUEVA DE LOS GUÁCHAROS: Inmensas y profundas grietas de la cima del Roraima donde habitan las aves denominadas Guácharos (Steatornis caripensis). LOS JACUZZIS: Pozos de agua cristalinas pocos profundas. En su fondo hay una buena variedad de cristales de cuarzo. (Recuerde que no se puede llevar ninguno. Nada de allí, ni una piedra. Deje la naturaleza intacta, tal como estaba hace 1.800 millones de años atrás). LA VENTANA DEL KUKENÁN: Excelente mirador. VALLE DE CRISTALES: Pequeño valle situado en la cabecera del río Arabopó, el cual está repleto de cristales de cuarzo, aunque algunos mercaderes inconscientes se los han ido llevando para venderlos en Santa Elena de Uairén. PUNTO TRIPLE: Hito geográfico que demarca las fronteras entre Venezuela, Brasil y Guayana Esequiba (Zona en reclamación). EL FOSO: Pequeña fosa llena de agua donde se puede bañar. Debe bajar con mucha precaución. LAGO GLADYS: Pequeño lago de aguas color verde esmeralda. Le debe su nombre a un personaje creado por Sir Conan Doyle en su novela de ficción El mundo perdido y lugar “resucitado” por Diego Fortunato en La ventana de agua, última novela de la trilogía El Papiro. Para visitarlo necesita, al menos, cinco días de camino sobre la cima del Roraima. LA PROA: Extremo norte del Tepuy Roraima, área aún no fotografiada. Muy lejos para ir en una excursión corta.
Excursión corta. Visita a los miradores y ventanas para tomar fotos y videos, El carro Maverick, uno de los puntos más altos y Los Jacuzzis, pozos de agua muy transparentes con cristales de cuarzo. Y visitar todo lo que quiera el excursionista antes de acampar. La larga, de ocho horas de caminata (cuatro de ida y cuatro de vuelta) incluye el hito geográfico llamado Punto Triple, hito de demarcación de la cima del Roraima en tres fronteras: Venezuela, Brasil y Guayana Esequiba, donde está la línea de Schomburgk, en reclamación por Venezuela . A Venezuela le corresponde el 85 del Roraima, cuya superficie montañosa tiene 34.38 km. cuadrados aproximadamente. También se visitará el Valle de los cristales y El foso. Se dormirá una noche en la cima. El agua de la cima del Roraima es limpia y pura, aunque pobres en electrolitos y algo ácidas, aunque buenas y saludables. Es posible que, para el que no esté acostumbrado a tomarla, le cause algunos pequeños trastornos estomacales no permanentes.


En el restaurante del Hotel El indio. En el nicho de abajo están nuestra carpas.

El Hotel el Indio en toda su preciosura y confort. Yo, feliz, enarbolando la bandera de Venezuela. Mi carpa está metida en el fondo del nicho y no puede verse.
En El valle de los Cristales. Maravillosos cuarzos emergen de la Madre Tierra, del propio vientre del Roraima, y plácidamente se posan sobre las arcaicas arenas que las besan desde hace 3.800 millones de años atrás.

Emulando a Tony. Sólo lo imité por un instante. Las rocas de cuarzo son muy pesadas y yo estaba algo cansado, pero igualmente disfrute con paz y alegría el momento.
En Los jacuzzis. En enero (la foto corresponde a ese mes) la temperatura del agua es de 1.5º C en horas del mediodía. Es soportable para algunos, para otros una tortura. En las noches baja a cero grados pero el agua no se congela porque carece de un elemento químico, que no recuerdo como se llama, para convertirse en hielo. El fondo de la poza está lleno de pequeños cuarzos pero no molestan a los pies. Más bien parecen una alfombra relajante que bajó del cielo. Yo soy el de la izquierda. El que está con algo azul en las manos. Fue después de salir del agua.


El Valle de los Cristales. 

Un espectáculo de 3.600 millones de años de antigüedad, único en el mundo.

Centinelas de piedra vigilan y cuidan cada uno de tus pasos.

Formaciones rocosas del precámbrico.

El foso.

Punto Triple.

Cueva Ojos de Cristal
La cueva Ojos de Cristal (o bien sistema Roraima Sur o cueva Roraima Sur es una caverna o cueva que se localiza en la parte venezolana [del Roraima, específicamente en el Parque Nacional Canaima, en el estado Bolívar, cerca de la frontera con Brasil.
Tiene 10.820 metros de desarrollo y menos 72 metros de desnivel. Fue descubierta en el año 2003. Se trata de una única cavidad con 18 bocas conectadas. Se encuentra totalmente en territorio venezolano  al sur del punto triple fronterizo con Brasil y Guyana. Solo es accesible desde el lado venezolano del tepuy.
Tomado de Wikipedia.


Día 6

    Muy temprano en la mañana se comienza el descenso por La rampa con dirección al Campamento Base a fin de reponer energías y tomar un buen descanso, tiempo que también puede aprovecharse para filmar y tomar fotos.


 Por aquí se sube y se baja.

Descenso por La rampa. Es fácil y nada complicado, pero
la mayoría de los accidentes suceden en ese momento. No confíe
 en ninguna piedra y vea bien dónde pisa. ¡Jamás lo haga sobre arenisca
o algo no sólido!... Puede haber un abismo "camuflado" a su lado.
Cualquier resbalón puede partirle la cabeza o una pierna.



Día 7

   Caminata hasta el campamento Ték o Kukenán. Fotos, un pequeño descanso y regreso directo al Paraitepuy y de allí a San Francisco de Yuruaní, donde comeremos una buena parrilla de pollo o carne preparada por Elías (o sus famosos pinchos al Arapena). Luego tomaremos un buen baño refrescante, para después dormir en la posada y, al día siguiente, iniciar el viaje de retorno a Caracas.



Nuestras carpas en el campamento Ték. La mía es la "íntima". La del centro, más pequeña y sólo para dos personas.

Alexander García, nuestro porteador en la Expedición Gondwana.  Es un aventajado estudiante de Turismo y goleador estrella del equipo de fútbol de Kumarakapay (San Francisco de Yuruaní), el cual, a su vez, se llevó el título del Campeón de Fútbol de la Gran Sabana.

Elías Rodríguez, el chef de Kumarakapay, preparando los pinchos
 más sabrosos de la Gran Sabana.



Mapa de la cima del Roraima.

TURISMO DE AVENTURA
 Y SAFARI ECOLÓGICO

 Si quieres explorar el fantástico mundo de Sir Conan Doyle (1), quien en su novela de ciencia-ficción El Mundo Perdido (The lost world) describió por primera vez a la Gran Sabana, debes ponerte en contacto inmediatamente con Arapena Tours, donde Ovelio Rodríguez, experimentado guía y operador turístico hará realidad tu aventura. No sólo revivirás las experiencias contadas por Sir Conan Doyle, sino podrás realizar una interesante cacería fotográfica, captando especies únicas en el mundo, como las fascinantes plantas carnívoras (Heliamphora nutans y Utricularia quelchil) y ver calcinadas en grandes piedras figuras espectrales parecidas a los dinosaurios, tortugas, animales y grandes monolitos del precámbrico los cuales datan de más de 1.800 millones de años, mucho antes de que existiese vida en la Tierra.



EN KUMARAKAPAY VÍA EL RORAIMA

Aquí está la Arapena Tours de Ovelio Rodríguez.

 Kumarakapay o San Francisco de Yuruaní es la puerta de entrada al Roraima. Allí están todos los más expertos guías y porteadores de la Gran Sabana. Situada a orillas del carretera (la Trocal 10, vía obligada a todos lados de la Gran Sabana y a Brasil), exactamente en el kilómetro 253, Kumarakapay (en idioma pemón Taurepán y San Francisco de Yuruaní para los geógrafos), es una comunidad indígena modelo de más de 1200 habitantes, en su mayoría profesionales del turismo, aunque los hay abogados, médicos y de otras profesiones liberales. Es un lugar seguro y de mucha paz y espiritualidad. Desde allí, precisamente, y no de ningún otro lado, se inicia el ascenso al Roraima, la mágica meseta de arenisca que guarda secretos ancestrales en cada uno de sus rincones y que ha inspirado a cientos de escritores, poetas y aventureros.
Alli está ubicada Arapena Tours y la posada regentada y atendida directamente por Ovelio Rodríguez y su atenta familia. Tiene todos los servicios básicos y no hay nada mejor a cincuenta kilómetros a la redonda. Si quiere adquirir la más variada gama de artesanía indígena de toda la Gran Sabana, no debe caminar mucho. Sólo cruzar la calle y a unos diez pasos tiene una larga e inmensa churuata con el recuerdo que siempre deseo tener, manufacturado por las expertas manos de los pemones.
   Los ascensos al Roraima siempre comienzan muy temprano por la mañana a fin de aprovechar toda la belleza natural que se abrirá ante sus ojos. Una aventura inolvidable guiada por los expertos guías taurepanes. En la Gran Sabana a las 5 a.m. ya está todo claro, tal como si fuese las ocho de la mañana en otro lugar del planeta. Bueno, eso es dependiendo de la fecha en que usted va y hora en que despierte.

    ¡Qué espectáculo! Doble arco iris. Lo que ven al fondo es la larga churuata
 con puestos de artesanía indígena de Kumarakapay.

                                            Foto nocturna de la posada Arapena Tours,
                                                       regentada por Ovelio Rodríguez y su familia.

  Aquí Diego Fortunato con Tony Rodríguez,
avezado guía pemón-taurepán, quien, por si
     fuese poco, acaba de graduarse de abogado.

 Cartel colocado en San Francisco de Yuruaní (Kumarakapay)
 con la distancias entre un poblado y otro. Al fondo la
gran churuata con ventas de artesanía.

                 ¡Sin palabras! El Kamá Merú (Salto Kamá) fotografiado a las 8:58 a.m.
        Allí se respira una profunda paz. Está a más de cuarenta kilómetros de Kumarakapay.

Quebrada de Jaspe, a  23.5 Km. de Kumarakapay.

 RORAIMA: "La madre de todas las aguas"

El monte Roraima, también conocido como tepuy Roraima, cerro Roraima o simplemente Roraima, con 2.723 msn, es el punto más alto de la cadena de mesetas tepuyes (montañas tabulares) de la sierra d Pacaraima, en el Estado Bolívar, Venezuela (América del Sur). Descrito por primera vez por el explorador inglés Sir Walter Raleigh en 1596, sus 34.38 km² de área en la cima están defendidos por acantilados de 400 metros de altura por todos sus lados.
El monte Roraima (2.723 m. snm) se encuentra en el Escudo Guayanés, en la esquina sureste del Parque Nacional Canaima, siendo el pico más alto de la cordillera de las Tierras Altas de Guayana. Las cimas de las mesetas del parque están entre las formaciones geológicas más antiguas de la Tierra, que se remontan a unos dos mil millones de años, en el Precámbrico. Allí, precisamente, será llevado bajo la conducción segura de Ovelio Rodríguez y su grupo de expertos para iniciar la aventura más inolvidable de su vida.
El ascenso no para nada difícil. A fin de hacerlo aún más fácil se remontará la ruta en tres días con el objeto de que el excursionista pueda apreciar toda la belleza del ecosistema y así poder inmortalizar con su cámara y vídeos el mágico mundo que teníamos en la época de la Pangea. Un día se pernoctará y descansará en la cima, tiempo que se aprovecha para ver todas las fabulosas bellezas que esconden en su suelo y bajar tomará lo mismo que la subida, o sea tres días. Para escalar no se necesita indumentaria especial (ni cuerdas, ni ganchos, ni nada), sólo un buen par de zapatos de excursión, si es tipo botín mejor, y la disposición y ánimo de hacerlo y disfrutar de los hermosos paisajes y naturaleza del Precámbrico. Hace unos días atrás una señora suiza de ochenta años hizo el recorrido sin problemas. Usted también podrá hacerlo.
El origen de la palabra Roraima no está bien definido. Los primeros exploradores en el área encontraron que muchos pemones locales se referían a esta montaña como «la madre de todas las aguas», nombre muy apropiado debido a que desde su cima caen numerosas cascadas de agua, las cuales son la fuente que alimentan algunos de los ríos que fluyen hacia los también ríos Orinoco, Esequibo y Amazonas.
Su nombre se deriva de dos palabras en la lengua pemón: Roro, "verde-azulado" e Ima, "gran". Por lo tanto el significado de Roraima, dependiendo de la traducción que se haga del pemón, puede ser "El gran verde-azulado", aunque también puede ser "Roca rodante" o "Fecunda madre de los torrentes". Otra leyenda afirma que los primeros pemones llamaron al Roraima "La madre de todas las aguas" porque de su cima nacen todos los saltos que alimentan los río Orinoco, Amazonas y Esequibo. Pero ésta y otras leyendas más, usted la escuchará narradas de la boca de los propios pemones y del mismo Ovelio Rodríguez durante el ascenso al tepuy.

Al principio, casi sin mayor esfuerzo puede desplazarse
por el sendero hacia el Roraima.




RUTA DE ASCENSO

Desde San Francisco de Yuruaní se sale hacia el Paraitepui ("al tepui"), un pequeña comunidad indígena. Se va en jeep todo terreno y el trayecto no dura más de media hora. Desde Paraitepui, a la mayoría de los aventureros les toma un día para alcanzar la base de la meseta, y otro para ascender por La Rampa, la escalera natural en la roca que llega directo a la cima, pero para no hacerlo forzado y disfrutar del paisaje y la ecología nosotros los haremos en tres días y nos quedaremos un día entero en la cima. Alternativamente es posible contratar un viaje en helicóptero partiendo desde santa Elena de Uairén, a 69 kilómetros de San Francisco de Yuruaní, para sobrevolar o hacer pie en la mesa.


  • Paraitepui: población a 20 km de San Francisco de Yuruaní y la carretera principal, último lugar hasta donde tienen acceso los vehículos y punto de partida de la excursión al Monte Roraima. Aquí se encuentran las oficinas de INPARQUES en la cual hay que registrarse gratuitamente. En este lugar también se pueden contratar los Guías y Porteadores.
  • Campamento Ték (Tök): primer campamento a orillas del Río Ték, está ubicado aproximadamente a  tres horas de Paraitepuy.
  • Campamento Kukenán: segundo campamento a orillas del Río Kukenán, es donde generalmente se pasa la primera noche.
  • Campamento Base: tercer campamento antes de iniciar el ascenso.  Aquí se pernocta y al día siguiente se sube por la "rampa" del Roraima.



Mapa del ascenso al Roraima en tres etapas para que el excursionista tenga tiempo de hacer turismo ecológico y atrapar con su cámara y vídeos las más inolvidables de las imágenes.

    No se asuste es una imagen tomada con una lente gran angular,
   lo cual lo hace ver al Roraima lejano e inaccesible.

                            El ascenso al Roraima es suave, excepto la última etapa, cuando 
                         los excursionistas comiencen a subir por un farallón llamado La rampa,
                             pero el esfuerzo vale la pena. Al estar en la cima es como entrar
                                en el propio Edén. La vista, además de maravillosa, es única.
                                        Si no pregúnteles a Ovelio, su experimentado guía.






 Ya en la cima. Es el momento  del deleite
 y los ¡Ahhh!... ¡Ahhh!... ¡Qué hermoso!


No hay nada que temer, pero no está demás llevarse una navajita.

 Rocas de increíbles formas pueden verse en la cumbre del Roraima.
Ésta es la Heliamphora chimantensis, una planta carnívora de exótica belleza que se abre desde el suelo en forma de cono invertido dejando brotar de su ápice una hermosa uña color rubí que le sirve para atraer a sus víctimas. Es única en el mundo y sólo crece en los tepuyes. Se han adaptado al suelo arenisco, pobre en nutrientes, por lo que complementan su alimentación con proteína animal, convirtiéndose en carnívoras al alimentarse con pequeños insectos.


       ¡Qué les parece! Simplemente espectacular y único. 


Tus pupilas no darán crédito a lo que ven. 


Pájaros de fulgurante belleza se pasean cerca de ríos y selvas.

 
    La ranita más pequeña del mundo. (Oreophrynella quelcii). Crece exclusivamente en los  tepuyes (es endémica del lugar) y fue descubierta en 1894 por Mc. Conell y Quelch. Es una especie muy antigua, la cual ha logrado conservar muchas de sus características
primitivas (del cuaternario). Esta ranita se encuentra mucho más relacionada
 con sus primas africanas que con las de Sur América, lo que confirma un antiguo
     vínculo vía Gondwana cuando Suramérica estaba totalmente unida a África.



El oso hormiguero u oso palmero (en extinción) y muy propio de la Gran Sabana.


El tapir o danta, el silencioso jardinero de la sabana.

Zonotrichia capensis en la cima del Roraima.


El búho de los tepuyes, escurridizo y observador.  

Pequeña araña propia de las faldas del Paraitepuy.

  El pozo de las aguas doradas. Además de refrescante es muy revitalizador por sus propiedades ancestrales.



              Paisajes inolvidables que quedarán por siempre impresos
             en la retina de sus ojos. El Roraima, así como toda
         la Gran Sabana, es mágico y etéreo a la vez.


 
    Orquídeas salvajes y fanelopsias crecen por doquier en la sabana.

La Drosera roraimae (Droseeaceae), es una pequeña planta
 insectívora endémica del Roraima. Tiene un intenso color rojo púrpura
  y crece en lugares húmedos, en donde apenas sobresale del nivel del agua. Sus hojas poseen una especie de pequeños "tentáculos" pegajosos con los cuales atrapa a su presa, sobre todo pequeños insectos. De las aproximadamente cien especies de Droseras que existen en todo el mundo, siete se encuentran exclusivamente en los tepuyes de la Gran Sabana y su existencia se remonta a más 1.800 millones de años.


Parte de la vegetación del Roraima.

        Este es el gran Ovelio, director general de Arapena Tours
   y guía experimentado en toda La Gran Sabana.


También pueden apreciar e inmortalizar con sus cámaras y filmadoras extrañas mariposas, únicas en el mundo, como esta, captada por la cámara del  celular del escritor y pintor Diego Fortunato, autor de la Trilogía El Papiro, un grupo de tres novelas cuyos argumentos viajan a los confines de La Gran Sabana. En la foto de abajo, Diego Fortunato en Uroy Uaray (nombre que en arekuna significa semilla de merey), una comunidad pemón del kilómetro 197, enarbolando con orgullo la bandera de Venezuela.

Diego Fortunato orgulloso  levanta en alto la bandera venezolana.

Pináculo Tök-wasen, visto desde el Campamento 
 Militar en día de cielo despejado.

En la ruta hay que cruzar los ríosTék y el Kukenán. 
En verano están mansos y fáciles de sortear sin peligro.

Un mundo donde sólo los sueños más hermosos tienen cabida.


ARAPENA TOURS

Arapena Tours es una novedosa agencia de turismo de aventura y ecológico fundada por Ovelio Rodríguez, un experimentado guía pemón de la etnia Taurepán, quien además de profesor tiene una licenciatura en turismo. Los servicios que presta son únicos, además de seguros e inolvidables, gracias a su experiencia y profesionalismo en turismo de aventura y ecológico y por estar envidiablemente situada en Kumarakapay (San Francisco de Yuruaní), puerta de entrada al Roraima a través del Paraitepuy. Al turista y/o excursionista se le hace mucho más expedita la subida al tepuy ancestral desde ese sitio. Además, y por si fuese poco, el mismo  Ovelio Rodríguez y su familia regentan una agradable y confortable posada a orillas de la carretera de la Gran Sabana (Troncal 10) por lo que la corta estadía (quizás de una noche, a fin de dormir y recuperarse del viaje a la Gran Sabana) antes de salir hacia la cima del Roraima, se convierte en reconfortante además de agradable.
   No espere llegar a ningún hotel 5 estrellas o Premium, pero sus habitaciones son limpias y acogeduras y, lo más importante, es que el descanso sea reparador.
   Y, si de comer se trata, no hay que salir hacia ningún lado ni tomar el auto para hacer un largo y fatigoso viaje, porque la posada cuenta con los servicios de desayuno, almuerzo y cena, todo bajo los encantos de la Gran Sabana y su especial arte culinario, donde no faltarán jamás los sabrosos pinchos de pollo o carne (los mejores de la Gran Sabana) que prepara Elías, hermano menor de Ovelio. En fin, todo está a la carta y allí mismo. Recuerde que las distancias en la sabana son grandes y calurosas, además de costosas, por lo que para comer lo mismo, debería viajar, al menos, más de sesenta kilómetros. No vale la pena si todo lo tiene a pedir de boca en Kumarakapay.
   Y si de auténtica artesanía indígena se trata, frente a la Posada Arapena está la más larga y surtidas de las churuatas de la Gran Sabana, donde el turista podrá adquirir una gran variedad de souvenir exóticos y de alta factura a un precio bastante exiguo.
   Arapena Tours tomó su nombre del Arepená merú (salto Arapena, también conocido como salto La cortina), el cual se encuentra a sólo tres kilómetros de distancia de Kumarakapay y puede verse en todo su magnífico esplendor, más en época de invierno y lluvias.
   

   Arapena Tours
NÚMERO 1 
EN TURISMO DE AVENTURA Y ECOLÓGICO.


No dude en ponerse en contacto con nosotros:
Ovelio Rodríguez
Director General de Arapena Tours
 (058.289) 0416.585.03.92
y 0416.789.99.29

Diego Fortunato
Operador en Caracas
(058.212) 0412.556.49.54

 ARAPENA

     El Arapena merú es uno de los saltos que alimenta el río Yuruaní y su nombre
  se debe al valeroso y aguerrido cacique ancestral Ará-Pená, bis tatarabuelo directo de Ovelio.


LA HISTORIA Y LA LEYENDA DE ARAPENA

  Una historia bien documentada afirma que un día el cacique Ará-Pená fue a pescar al salto y, sin saberse porqué o qué pasó, allí encontró la muerte. Su cuerpo fue hallado sin heridas ni signos de violencia en una playa cercana. Su rostro cetrino deslumbraba paz y fulgurosa luz, por lo que se dedujo que su muerte, si se quiere, fue placentera y entregada en santa paz al Altísimo. Su pueblo, afligido por la muerte de su querido líder, desde aquel mismo instante, a fin inmortalizar y honrar su valerosa vida, comenzó a llamar a aquella pequeña cascada Arapena merú.
  Es necesario señalar que antes de la muerte del cacique Ará-Pená el salto carecía de nombre propio. En lengua taurepán Pená significa ancestral. Ará era el nombre de pila del cacique.

  Esa es la historia, pero una leyenda afirma que en noches de luna llena el cacique Arapená aparece erguido sobre el salto que lleva su nombre. Su musculoso cuerpo y rostro son de brillo y fulgor indescriptibles. Su mirada ignota se pierde en el vacío de la sabana mientras con el dedo índice de su mano izquierda apunta hacia el frente, a un lugar indefinido. Los que lo han visto dicen que de su dedo brota un halo de luz que brilla más que el oro y los diamantes. Muchos aventureros se han apostado en la carretera, a orillas del puente del río Yuruaní, a sólo tres kilómetros de Kumarakapay, y han permanecido horas de vela y frío en noches de luna brillante a fin de poder fotografiarlo y descifrar hacía qué sitio indica el dedo del fantasmagórico cacique. Unos dicen que los han visto, otros que hasta han logrado fotografiarlo, pero hasta el día de hoy no existe ninguna evidencia física de que eso haya ocurrido. ¿Qué señala con su dedo? Nadie lo sabe aún. La leyenda continúa y el misterio también...

                         Joven indígena con el rostro pintado con símbolos de guerra.



 (1) Sir Arthur Ignatius Conan Doyle (Edimburgo, Reino Unido, 22 de mayo de 1859 - Crowborough, 7 de julio de 1930[1] ) fue un médico y escritor escocés, creador del célebre detective de ficción Sherlock Holmes. Fue un autor prolífico cuya obra incluye relatos de ciencia ficción, novela histórica, teatro y poesía.

3 comentarios:

  1. Fotos realmente espectaculares! Paisajes unicos! Provoca irse ya! ESPECTACULAR!!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades. Recibiste el premio ONE LOVELY BLOG AWARDS de Shabby Chic Venezuela, este es el link
    http://shabbychicvenezuela.blogspot.com/2014/02/premio-one-lovely-blog-award_12.html

    ResponderEliminar
  3. no es pemon, es Warao y es una mujer

    ResponderEliminar